SALA DE USOS MULTIPLES, COLEGIO PIO XII

2

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PERÚ
CARMEN RIVAS

El proyecto SUM FLEX (Sala de usos Múltiples) está ubicado en el colegio privado Pío XII frente a un campo deportivo. La convocatoria inicial fue un concurso del cual se obtuvo el 1er lugar. Los requerimientos fueron que la propuesta sea un espacio interior vinculado al exterior, que exista una conexión espacial entre SUM y el campo.

La primera aproximación fue preguntarle al lugar donde se emplazaba el proyecto y de que manera, en que parte del territorio el espacio del SUM mantendría un dialogo con el campo deportivo y el colegio; se buscó como lograr que el nuevo espacio pertenezca en todo momento a las diferentes actividades del colegio logrando la permeabilidad en cuanto a recorridos y visuales.

El campo deportivo es el espacio verde del Colegio, la topografía del terreno tiene una inclinación mínima pero importante, es por ello que decidimos  emplazar el proyecto en la parte alta a un extremo del campo, planteando  una zona de observación donde los usuarios podían vincularse a las diferentes actividades deportivas, una serie de plataformas que resuelven la diferencia de niveles y a la vez funcionen como bancas para los espectadores, siendo el espacio intermedio “in between” entre el SUM y el colegio haciendo que exista una transición entre dichos espacios.

La estrategia del proyecto fue generar la permeabilidad  y flexibilidad del espacio. Se partió de un estudio de los recorridos peatonales del colegio planteando que el SUM sea un espacio donde la accesibilidad se de naturalmente, donde los usuarios ingresen al proyecto de una manera fluida, integrándose el espacio exterior del campo al espacio interior del proyecto.

Para la conformación del espacio se planteó un techo metálico en forma de plegadura apoyado sobre elementos muy esbeltos que permiten la permeabilidad del espacio hacia el campo. La forma responde al vínculo con las visuales al exterior y a los requerimientos acústicos, el pliegue reposa sobre los pilares y enmarca el paisaje del campo, dejando un fino filamento de luz hacia la parte posterior, dicha luz ingresa en el atardecer coincidiendo con la hora donde el colegio termina sus actividades, cierre de la densidad de niños que ingresan al SUM, momento de cambio, el espacio se va convirtiendo en un lugar para otras actividades fuera de las cotidianas. Para reforzar la idea de permeabilidad se plantea como cerramiento elementos transparentes, buscando que se perciba el espacio como un volumen de cristal en el medio de un territorio verde, logrando la sensación de estar en el campo cuando se está dentro del SUM.

La conexión con el lugar fue la meta final, que el nuevo espacio pertenezca al territorio, que exista una simbiosis entre proyecto y lugar. Como toda propuesta, el gesto inicial es el detonante de su emplazamiento, sabíamos que el proyecto generaría un cambio en el territorio y debería ser amable y vincularse con el lugar y su función, la decisión del espacio “in between” y la permeabilidad del espacio logran que el campo ingrese al SUM y enriquezca las visuales del interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *