TALLER PARA UN EMPRENDIMIENTO FAMILIAR

BAQ 2018
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
CHILE
AUTORES: Jaime Ovando Cid, David Carrasco Cruz, Esteban Ovando, David Pacheco Nuñez, Badid Arp Inostroza, Fernanda Agostini Martini.

En Latinoamérica y el Caribe, según la Organización Internacional del trabajo OIT,  los trabajadores por cuenta propia y los micronegocios representan la principal estructura productiva de la región. Tanto las MYPE como los trabajadores por cuenta propia concentran altos niveles de informalidad.  

En Chile,  alrededor del 21% de los trabajadores ocupados son por cuenta propia, cifra que ha ido en aumento en los últimos años. De esta cifra el 65% corresponde a trabajadores informales (INE). Además, de la totalidad de  microemprendedores, el 51.3% trabaja en la informalidad, de los cuales el 20,9% trabaja en su hogar. (Ministerio Economía Fomento y Turismo 2016)  

El taller familiar  que aquí se presenta, corresponde a un emprendimiento particular de una familia de la comuna de Colina de Santiago de Chile, pero representa la realidad de muchos emprendimientos que surgen en viviendas que se emplazan en zonas vulnerables.  El taller tiene una producción de bolsas de género destinada a abastecer a locatarios del mercado de la  Vega central de Santiago. Como emprendedores, comenzaron el año 2014 con algunas máquinas de coser y, a la fecha, han obtenido resultados en la captación de clientes, permitiéndoles así superar de una mejor forma la situación de vulnerabilidad en la cual viven.

A pesar de este éxito,  el espacio de trabajo era precario, compuesto de un recinto de 9m2 que presentaba falencias en su construcción. La carencia de iluminación natural, la falta de ventilación y el desorden mermaban la productividad  y  el rendimiento,  así como el estado de ánimo de la familia. Por otro lado, debido al aumento de pedidos, el trabajo avanzaba progresivamente hacia el interior del hogar, dificultando las labores domésticas, siendo indispensable un espacio adecuado para la organización y formalización del emprendimiento.

El financiamiento del proyecto se enmarca dentro del Programa de Habitabilidad del Ministerio de Desarrollo Social, que aborda las condiciones de habitabilidad mínimas que debe tener una familia en su vivienda, abarcando problemas de hacinamiento, instalaciones, espacios productivos, entre otros, de las familias más vulnerables de Chile. Los recursos son entregados a cada Municipio, para intervenir un grupo de familias. Estudiado cada caso, se elaboran propuestas técnicas, las que se construyen supervisadas por el profesional proyectista. Esta manera de enfrentar problemas y patologías en una vivienda permite detectar condiciones particulares, resultando en proyectos adaptables a necesidades específicas. 

El prototipo, corresponde a un taller independiente emplazado frente a la vivienda,  con acceso propio, garantizando la ventilación e iluminación natural de ambas edificaciones, espacio para mesas de trabajo y almacenamiento. Se procura dar amplitud en el interior, buscando un impacto positivo en el  desarrollo de las labores productivas. El proyecto aparece  como una alternativa a los talleres familiares que surgen como emprendimiento,  de manera inicial, en la propia vivienda. En gran medida, este proyecto presenta una manera de fortalecer y consolidar una organización comercial, siendo capaz de replicarse  en condiciones similares de emplazamiento, donde la carencia de espacio en un  terreno predomina.