TERMINAL OLÍMPICO

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
Autor: Jozé Candido Sampaio De Lacerda. Colaboradores: Maria Das  Graças Tostes Sampaio De Lacerda, Priscilla De Lima Chiesse, Pedro Seabra De Medeiros, Luma Lopes Branco.

Con el objetivo de atender a la demanda prevista para los Juegos Olímpicos de 2016 y crear un legado para la ciudad, la Terminal Olímpica fue proyectada en la intersección de las dos principales avenidas en la región del Parque Olímpico de Río de Janeiro. Además de hacer la integración de dos sistemas de BRT (Bus Rapid Transit), el terminal también hace integración con líneas alimentadoras de la ciudad.

Con una plataforma única que busca facilitar la integración, haciéndola de forma directa, posee capacidad para 7 vehículos articulados y 6 vehículos de las líneas alimentadoras, además de poseer un aparcamiento con 18 plazas para los articulados del BRT, que apuntan a regularizar el sistema en horarios de pico.

El acceso de peatones se realiza a través de una taquilla en una plaza cerrada, que posee un bicicletero cubierto y sirve como punto de encuentro. La conexión al terminal ocurre a través de una pasarela metálica, trayendo más seguridad a los usuarios. Además, se puede acceder a la plataforma a través de la conexión con las estaciones del BRT, hecha a través de un paso subterráneo. Todo el acceso se hace de rampas y señales que cumplen con los estándares de accesibilidad brasileños.

Asociados a la plataforma con sus dos módulos de sanitarios, el proyecto posee un edificio administrativo, ubicado junto al paso subterráneo y un edificio de apoyo con vestuarios y cocina para atender a los conductores.

El punto de partida del proyecto fue la estructura metálica, dispuesta en el sentido longitudinal con pilares ramificados como árboles, que permiten un mejor aprovechamiento de los vanos. La cubierta con sus ondulaciones crea una volumetría plásticamente agradable, al mismo tiempo que permite una reducción en los ruidos causados por los vehículos y una mejor circulación de aire, lo que suaviza el calor del clima tropical y ayuda a la dispersión de los gases vehiculares. Con espacios amplios, se hace posible la ampliación del terminal de acuerdo con las demandas futuras.

En la terminal, se utilizaron azulejos sándwiches de acero, con aislante térmico y acústico. Esto permitió una reducción del 85% de los ruidos causados por la lluvia, además de agilizar la construcción y minimizar el desperdicio de materiales en la obra. Con el acabado interno y externo en el color blanco, se alcanzó una reflexión solar de aproximadamente 75%, generando una menor necesidad de luces artificiales. Conjuntamente a esto, 100% de la iluminación del terminal se realiza con lámparas de LED, que poseen sistema de automatización programado para los horarios de pico.

Las canaletas eléctricas y materiales robustos, permiten que el proyecto sobreviva al bajo mantenimiento, garantizando una mayor durabilidad. La plataforma de hormigón moldeado in situ tiene el mínimo de juntas, facilitando la limpieza y evitando la proliferación de hongos. El complejo también cuenta con captación y rehúso de las aguas lluvias. En los edificios anexos, se utilizaron losas impermeabilizadas bajo el tejado y vidrios con protección solar, permitiendo gran paso de luz y garantizando confort térmico.