TORRE ANSELI

BAQ2018
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
Autor: JOSUE MEJÍA, JEAN MICHEL COLONNIER, ÓSCAR OSORIO, LUIS MATEO, DOMINGO GRANADOS, LOURDES GUZMÁN, DANIEL GARCÍA.

Como antecedente el grupo cliente nos solicitó insertar en un proyecto de centro comercial (diseñado por otra firma de arquitectos) localizado al sur de la ciudad, una torre de 70,000m2 rentables con plantas muy amplias de casi 4,000m2 para oficinas corporativas de alto nivel. La idea de la unión de los dos programas era poder aprovechar la densidad disponible en el terreno y crear una sinergia entre el centro comercial y las oficinas; el centro comercial ofreciendo servicios y facilidades para mejorar la calidad de vida de los oficinistas y las oficinas en turno dando vida a los comercios entre semana.

La ambición del desarrollo era mitigar al máximo el impacto visual y de escala del proyecto hacia a la comunidad de su contexto inmediato.

A nivel urbano estudiamos varias propuestas de volumetría.  Cada propuesta más extravagante que la anterior, hasta llegar a la conclusión de que un volumen simple y elegante tendría mucho menos impacto visual al entorno urbano colindante, que formas agudas y altamente protagonistas.

Una vez establecida la volumetría principal, vimos que los volúmenes del centro comercial se integraban muy bien al contexto residencial alrededor, por lo menos en alturas y que efectivamente la torre flotando sobre este basamento tenía que ser aligerada y despojada de cualquier referencia de monumentalidad.  La torre, un gigante en su contexto tenía que ser amigable; “the friendly giant”.

El volumen principal fue dividido en dos partes para crear una mayor esbeltez en el lado corto.  En las fachadas principales decidimos flotar de manera formal unas placas muy delgadas de cristal con texturas muy finas,  como alas de libélula, apenas despegadas del volumen masivo para aligerar la impresión formal del edificio. La textura fue diseñada deliberadamente para tener una composición reminiscente a elementos naturales como la corteza de un árbol o pastos en el campo.

El resultado final es un edificio, elegante fino y muy funcional.  Un gigante en traje de “Armani” que con su sencillez se integra a su contexto y que contribuye a la calidad de vida de su comunidad.