TRES EXPOSICIONES TRES JUEGOS

BAQ2018 
TEORÍA, HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA, URBANISMO Y EL PAISAJE
COLOMBIA
AUTORES: Valentina Sachica Diaz, Giancarlo Mazzanti, Juliana Zambrano, Maria Mazzanti, Mariana Bravo, Carlos Medellín, Juana Salcedo, Miquel Adria, Andrea Griborio, Selene Platan, Brenda Soto, Pedro Hernandez, Emiliano Sanchez, Victor Vicuña

Tres exposiciones, tres juegos condensa la experiencia de El Equipo Mazzanti en la 1ª Bienal de Arquitectura de Chicago en 2015, la 21ª Trienal de Milán en 2016 y la 15ª Bienal de Arquitectura de Venecia en 2016.

El libro detalla la conceptualización de las exhibiciones a través de textos, diagramas, planos y fotos que dejan ver los intereses particulares de la oficina colombiana de arquitectura e investigación. Para el equipo que dirige Giancarlo Mazzanti las exposiciones deben trascender su condición contemplativa y convertirse en vehículos experimentales que respondan a preguntas curatoriales específicas y permitan poner a prueba reflexiones espaciales y performativas. El libro es un llamado a entender el espacio expositivo como lugar para soñar medios hipotéticos de crear arquitectura y espacios relacionales.

Las exposiciones tienen una condición contemplativa implícita, el reto en cada una fue transgredir esta idea, y lograr que los usuarios interactuaran con las instalaciones, poniendo a prueba la capacidad performativa de los objetos, generando conexiones y redes entre lo físico y lo material.      Las instalaciones se hicieron pensando en la idea del juego como lenguaje común y transversal para la gente, y en que el valor de la arquitectura no radica en su forma sino en lo que produce

En la primera propuesta en Milán, bajo la premisa la arquitectura como Arte, se construyó una exposición pensando en la transformación de la idea del muro como elemento estático, firme y divisor. En el caso del muro de El Equipo Mazzanti, conecta, es puente, es translucido e intervenible por el usuario. Usando la luz y los lápices se construyeron relaciones de lugar y tiempo mediadas por un objeto. La segunda exposición en Chicago recrea un espacio lleno de módulos movibles en forma de mesas y sillas a diferentes escalas. El usuario podía modificar la ubicación y la forma de agrupar los objetos, creando espacios para estudiar, leer, dormir, jugar o exhibir. Los usuarios asumieron el rol de arquitectos para dibujar, armar maquetas, trazar y finalmente configurar la exposición a su gusto, apropiándose de las herramientas que proporciona la arquitectura y rompiendo con la idea de la importancia del autor. Para la última exposición en la bienal de Venecia, El Equipo Mazzanti diseñó un juego que se activaba a través de dos palancas gigantes, con cada intervención el usuario podía ver diferentes proyectos arquitectónicos. El usuario aprendía a través de la información que se le proporcionaba, pero al mismo tiempo asumía un rol, activando el tipo de información que recibía por sus propios medios.

La arquitectura de El Equipo Mazzanti, es un laboratorio lúdico basado en apropiación. Las exposiciones buscan descubrir otras formas de uso y relación en la arquitectura.