VIVIENDA MODULAR TRANSPORTABLE

BAQ2008
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PRIMERA MENCIÓN DE HONOR NACIONAL
ECUADOR
CHRISTIAN BROWN & PAOLA MENESES, ARQUITECTOS.

ORIGEN: Este proyecto nace de nuestra necesidad de tener una vivienda propia de rápida ejecución, económica, que pueda ir creciendo según las necesidades (modular) y que sea transportable en respuesta a la realidad cambiante que se vive en la actualidad. Los efectos secundarios de esta constante adaptación serán minimizados al llevarse la casa de un contexto a otro: “Donde estemos será siempre nuestro hogar”.

Analizando los distintos sistemas constructivos convencionales nos dimos cuenta que era muy complicado, casi imposible cubrir nuestras necesidades (principalmente la de movimiento). El ver que un contenedor además de ser un objeto, un módulo, un material, un espacio en constante movimiento, podría ser un medio de expresión para desarrollar el diseño de nuestra vivienda, fue la solución.

El contenedor módulo (una gran maleta con evidencias de su recorrido) con una estructura sólida que soporta varias toneladas de carga en su interior además de varios contenedores cargados uno sobre otro, está hecho especialmente para transportarse y tiene dimensiones adaptables a las distintas necesidades espaciales.

Por lo tanto, en esta propuesta el contenedor será el principal actor en este diseño, expresará de aquí en adelante tanto su recorrido como el nuestro.

CONDICIONANTES: Crear una vivienda unifamiliar en dos meses, que sea modular, es decir, que tenga la libertad de adaptación en extensión y combinación, que cause un mínimo impacto sobre el terreno y que se pueda transportar sin desarmar.

OBJETIVOS: Adaptar dos módulos de 6m*2,35m* 2,50m (2 contenedores) para crear una vivienda unifamiliar básica y confortable, que sea transportable, que satisfaga nuestras necesidades funcionales estéticas y que además pueda ampliarse.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

PROPUESTA: La propuesta general nace: Primero, de la identificación de nuestros requerimientos espaciales estéticos. Segundo, de los condicionantes técnicos constructivas. Tercero, de la necesidad de transportarse a través de contextos cambiantes. Y cuarto, de la posibilidad de crecer o decrecer espacialmente según las necesidades.

De esta forma se organizó la información en diferentes escenarios en los cuales se resolvió el diseño y satisfizo las necesidades.

CONCEPTUAL: El diseño tendrá a cada elemento arquitectónico contribuyendo a crear un máximo de expresión plástica sobre una base lógica y práctica. Ningún elemento existirá fortuitamente, todos tendrán una razón formal, funcional o estética.

Este escenario será una guía en todas las etapas del proceso. “Células o módulos”, representados en un espacio que orgánicamente se expande, aglomera o desaparece mediante la movilidad de sus unidades modulares. Este concepto de diseño genera libertad de adaptación en la extensión y combinación de las células o módulos, creando un diseño dinámico, formal y funcional.

“Transportable”, para que un espacio sea transportable necesita de estructuras fáciles de movilizar, con materiales livianos, pero a la vez resistentes. Este concepto a la vez tiene la contradicción de buscar la permanencia en la repetición de un mismo espacio en cada localización nueva, respetando siempre al entorno que lo acoge tratando de no dejar huella, de dejar la mínima evidencia física posible sobre el terreno, es decir, pensando en una arquitectura que se eleva por encima del terreno para no agredirlo haciendo de su permanencia algo más digno. Este concepto genera la característica de “vivienda enchufe”: el espacio al contener redes de instalaciones (eléctrica, agua potable, agua residual, comunicaciones, audio y video) fijas que le permiten conectarse o desconectarse a los servicios correspondientes en cada nueva localización, estará siempre funcionando como un enchufe.

“Menos es más”, entendido como el ahorro del espacio y recursos por medio de su correcto aprovechamiento (re-utilización de los materiales, modulación apropiada para tener el mínimo de desperdicio), utilizando materiales reciclados (contenedores, madera de revestimiento, piso) complementados con lo nuevo, en un diseño que propone crear espacios con valor estético sin ser pretenciosos, que cumplan con las necesidades básicas de una vivienda con un valor agregado en confort físico y psicológico.