Archivo BAQ - Archivo de proyectos de Bienales
Logo Archivo Baq2020

REFUGIO DE YOGA

Premio PanamericanoPortada

BAQ 2020
PREMIO PANAMERICANO | EQUIPAMIENTO
ECUADOR

Autor: Sebastián Calero Larrea, Roberto Plaza, Reyna Oleas


Proyecto: Refugio de Yoga

Ubicación: Santa Cruz, Islas Galápagos

Autor: Sebastián Calero Larrea

Colaboradores: Roberto Plaza y Reyna Oleas

Créditos fotográficos: JAG Studio

El refugio de yoga es una pequeña intervención ubicada en la zona alta de la Isla Santa Cruz, en un sector donde se convive constantemente con la variación climática. Así, dependiendo de la época del año, se entrelazan peculiares combinaciones de lluvia, viento, calor, frío y humedad.

Es un proyecto ligero y transparente que sintetiza una arquitectura lugareña, llena de matices rústicos y materiales locales. El objeto, a manera de pabellón vernáculo, pretende no ser invasivo en este paisaje singular, por el contrario, intenta dialogar con el amplio descampado.

Como punto de arranque se comenzó a analizar y decodificar el lugar, esto con el fin de poner en evidencia la importancia de la roca volcánica, vegetación, asoleamiento y vistas panorámicas.

El proyecto se integra cuidadosamente a un gran árbol viejo y a una vasta capa de rocas, las cuales envuelven, integran y conectan la superficie del refugio con el paisaje. El diagrama operativo de flujos y energías decanta en dos plataformas vinculadas por un vacío rocoso, el mismo que insiste en la importancia de dialogar con los vestigios del suelo.

Debido a que la zona es un paso de tortugas, se decidió levantar el proyecto de la tierra por medio de un sistema de pilotes. Sobre estos elementos descansa una estructura modular de caña guadua y cedrela, esta última, muy común en las construcciones lugareñas. Con este gesto de desconectar ligeramente al objeto de la superficie, por una parte, se atiende el bienestar de los animales los cuales requieren de espacios de sombra en épocas de abundante calor, y por otra, se establece un mecanismo para no conectar tan abruptamente al objeto arquitectónico con la capa natural de suelo.

La piel del proyecto es cambiante, o mejor dicho, evoluciona según las necesidades y el comportamiento enigmático del clima. Así, grandes textiles se utilizan para apaciguar las temporadas de lluvia y sol, y pequeños fragmentos de madera se proyectan para cobijar ciertas zonas que requieren de mayor privacidad y cierre permanente.

El programa de necesidades es bastante puntual. Una amplia franja para la expresión corporal y un pequeño espacio para baterías sanitarias y almacenamiento

Finalmente, el proyecto es parte de una finca agroecológica familiar, cuyos integrantes decidieron alejarse de la gran ciudad y buscar un lugar sensible para planear un estilo de vida responsable con el medio ambiente y el consumo. Las islas Galápagos fueron el escenario para fomentar sus sueños y convicciones.

Slider

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de Archivo.

Te has suscrito a nuestra lista.